Traducir

Spanish Catalan English Finnish French Galician German Greek Haitian Creole Hebrew Italian Norwegian Portuguese Russian Swedish

URGIMOS LA PAZ: IPAZ

INICIATIVA PASTORAL POR LA VIDA Y LA PAZLas iglesias demandan diálogo urgente para pacificación de la sociedad

El lunes 25 de agosto de 2014, San Salvador. La Iniciativa Pastoral por la Vida y la Paz (IPAZ) respalda al Gobierno de El Salvador en su búsqueda de respuesta a la inseguridad y violencia que aquejan al país, al mismo tiempo insta a la sociedad salvadoreña a mantener la fe y la esperanza de que es posible encontrar soluciones a estos flagelos.

Las medidas desesperadas y populistas lejos de contribuir a detener la escalada de violencia pueden recrudecerla. En tal sentido, IPAZ respalda la decisión del Presidente de la República de  vetar el proyecto de reformas al Código Penal que pretende excarcelar a quien asesinare en legítima defensa. Asimismo expresa al Gobierno su disposición de colaborar pastoralmente en la reducción de la violencia por medio de un diálogo incluyente por la paz, la convivencia y la reconciliación, en el marco de la propuesta que ya ha sido  presentada.

Como pastores  y pastoras de nuestro pueblo no podemos vaticinar el fracaso del Estado ante la situación que ahora vivimos, porque estaríamos instando a la anarquía y a la rebelión. No podemos negar que tenemos problemas, pero lo que ahora vivimos no es peor que lo que hemos vivido antes. Como país nos hemos recuperado de grandes tragedias: la cruenta guerra civil, terremotos, huracanes y otros. De igual forma como autoridades eclesiásticas exigimos que el Gobierno se comprometa a cumplir con el mandato constitucional de garantizar la vida de las personas y responder a los problemas estructurales de este país que provocan la violencia.

Somos un pueblo valiente y fuerte,  llevamos el glorioso nombre de nuestro Señor Jesucristo “El Salvador del Mundo”. Dios está librando en nuestra tierra una gran batalla espiritual para derribar la muerte y vencer las tinieblas. El Señor nos llama a todos, sin exclusión a ser parte de sus fuerzas espirituales para transformar esta realidad de muerte en vida abundante. Nuestros jóvenes no pueden quedar atrapados para toda su vida en las manos del maligno, tenemos que liberarlos de la esclavitud del pecado y llevarlos a una nueva vida en reconciliación con su creador.

El veto presidencial a la reforma al Código Penal para permitir asesinar en legítima defensa es correcto. Respaldamos al Presidente en esta decisión e  instamos a la Asamblea Legislativa de abstenerse de decretar más violencia para el país. Proponemos crear un marco legal que nos ayude a reducir la violencia y no para incrementarla. De haberse aprobado esta reforma, los comerciantes de armas estarían muy alegres porque cada salvadoreño “honesto y con dinero” compraría su pistola para defenderse…lógico al final los delincuentes estarían más armados y la tasa de homicidios diarios se incrementaría.

Cuando estamos en las vísperas de cumplirse los primeros cien días del nuevo gobierno y a las puertas de una nueva campaña electoral para Alcaldías y Diputados, nos preocupa que son pocas las medidas que en materia de seguridad se estén implementado. Se ha anunciado el lanzamiento del Sistema Nacional de Seguridad Ciudadana y la creación de un Consejo Nacional de Seguridad;  se  ha lanzado el despliegue de Policía Comunitaria.  No obstante, estas son medidas que podrían dar fruto a mediano y largo plazo, pero la situación del país también requiere de un plan de respuesta rápida a la problemática, un plan de emergencia orientado a la reducción de homicidios y extorsiones. También nos preocupa que se intente posponer la solución al problema de la violencia por miedo a  perder votos, o que se manipulen electoralmente las alternativas de solución a esta problemática.

En este sentido,  como IPAZ hemos realizado una propuesta al Gobierno, es decir una propuesta de colaboración de las iglesias para entablar un diálogo tridimensional: diálogo de las iglesias y la sociedad civil con las pandillas, diálogo de las pandillas entre sí para reducir la violencia  y el diálogo del gobierno con todas las fuerzas vivas del país para crear e impulsar la política integral en materia de seguridad y prevención, con programas de rehabilitación e inserción.  Este diálogo urge.

 

Hermanas y hermanos salvadoreños, oremos porque El divino Salvador del Mundo nos guie por el camino a la reconciliación, la justicia y la paz.

Twitter

Formulario de acceso

Iglesia en Acción

Facebook