Traducir

Spanish Catalan English Finnish French Galician German Greek Haitian Creole Hebrew Italian Norwegian Portuguese Russian Swedish

…Hay gobiernos en América Latina que le han devuelto la dignidad a la gente... Entrevista con Raúl Suárez, pastor y diputado en Cuba


…Hay gobiernos en América Latina que le han devuelto la dignidad a la gente.

Entrevista con Raul Suárez,  Pastor Bautista y diputado a la Asamblea Nacional del Poder Popular,

 

El pastor, Raúl Suárez se encuentra en El Salvador, realizando una labor de observador electoral en los escrutinios del 1 de marzo, donde se elige a alcaldes, diputados para el Congreso y Parlamento centroamericano.

 

Cómo ve el ejercicio  electoral que se va a realizar este  1 de marzo en El Salvador.

Todo está listo para la jornada electoral del próximo domingo 1 de marzo, y se puede notar que hay entusiasmo en la población para ir a las urnas a cumplir con su obligación cívica de emitir su sufragio. Esto pese a la gran campaña que los partidos políticos han hecho y de aquella propia de  los medios y otras instancias que en vez ayudar a animar para ir a votar generan miedo y muchas dudas en la población.

Hay mucha expectativa y traigo mucha expectativa desde Cuba, todo parece indicar que el Frente Farabundo Martí,  tiene muchas posibilidades reales de ganar importantes lugares. Va a recuperar alcaldías y escaños en el Congreso Legislativo históricos.

Desde la visión política que uno tiene como pastor, esta batalla donde se  encuentras los intereses  del gran capital frente a la gente pobre, obrera, campesina, estudiante, es delicada y es toda una oportunidad de hacer justicia y lo que el Evangelio llama los pequeñitos del Reino, es decir la gente más necesitada puede cambiar el destino del país

El pueblo tiene conciencia ciudadana mucho más desarrollada y no se deja engañar fácilmente, aunque repito las campañas sucias golpean mucho los ánimos de la población, pero ahora es el turno del pueblo de premiar o castigar.

 

En América Latina la constante es que los monopolios de medios de comunicación se ponen al servicio de los intereses del gran capital, sobre todo en los momentos de campaña electoral.

Sí, y esto va a seguir pasando, porque los dueños del capital también son los dueños de los medios de comunicación y de los partidos políticos.

Claro, han surgido medios de comunicación que hacen el contra peso y son aquellos comunitarios, y otros que se ponen al servicio de la gente de los intereses de las grandes mayorías de la población. Por allí hay mucha esperanza.

Lo primero que los gobiernos junto a la gente debemos resolver es el problema de la pobreza, la exclusión, la marginalidad, el hambre, la falta de oportunidades reales, porque no es posible que la gente siga votando con el estomago vacío y sin esperanza. Ya no pueden seguir esas desigualdades garrafales en donde unos pocos se  hacen más ricos en detrimento de los y las pobres.

Entonces los medios de comunicación tienen mucha complicidad en todo este tema de la pobreza y exclusión, generan agendas que no son las del pueblo y los gobiernos en todos los niveles prometen cosas superfluas y sin sentido.

Hay países como Ecuador, Bolivia, Nicaragua, Venezuela, El Salvador y otros que ahora caminan hacia un rumbo seguro contra la pobreza y exclusión y eso en la agenda de los medios de comunicación poco aparece o aparece mal informado. Estos países que miran a la gente como sujetos, le han devuelto a la gente su dignidad.

Nosotros no podemos caer en la trampa de estar siempre en la denuncia permanente de los errores de la derecha, debemos ser portadores de una buena noticia y de cambios reales y procesos profundos de erradicación de la pobreza y la exclusión.

 

Cual debe ser el papel de las Iglesias en este proceso…

Primero habrá que definir de qué tipo de Iglesias estamos hablando, porque hay iglesias que caminan muy bien con el gran capital y que no están pensando en mirar en los rostros curtidos y hambrientos a sus hermanos y hermanas. Estas iglesias inyectan una falsa esperanza, que es peligrosa, porque no implican cambios reales de su entorno, es decir vuelven a la gente objetos de sus propias ambiciones por el dinero, el poder, el lujo y  de estas iglesias estamos llenos en nuestra América Latina, lamentablemente.

Por otra parte las Iglesias Históricas caminan con la gente pobre, abrazan, miran y van de la mano exigiendo mejores condiciones de vida, y el acceso a los derechos más fundamentales para a vida, como el agua, la comida, la vivienda, la dignidad, la paz.

 

Las Iglesias Históricas tienen que unirse y formar un gran movimiento Ecuménico en América Latina sobre la base de trabajar en lo que nos une, y a partir de allí, acompañar a la gente en la búsqueda de soluciones reales a sus problemas. Esto es posible, claro que sí, y se debe comenzar ya.-

Twitter

Formulario de acceso

Iglesia en Acción

Facebook