Traducir

Spanish Catalan English Finnish French Galician German Greek Haitian Creole Hebrew Italian Norwegian Portuguese Russian Swedish

CARTA PASTORAL DE LA JUVENTUD LUTERANA SALVADOREÑA: NO A LA VIOLENCIA SI A LA VIDA

SÍNODO LUTERANO SALVADOREÑO: CONSEJO JUVENIL LUTERANO

CARTA PASTORAL DE  LA JUVENTUD LUTERANA ANTE LA VIOLENCIA Y LA BÚSQUEDA DE PAZ

Congreso Juvenil Luterano, 2 de agosto de 2014


La  Juventud Luterana Salvadoreña, en el marco de las fiestas patronales dedicadas al Divino Salvador del Mundo, de las celebraciones al 28 Aniversario de nuestro Obispado Luterano Salvadoreño y de la Campaña Pastoral por la Vida y por la Paz, que impulsamos de forma permanente para superar el flagelo de la violencia que vivimos en el país, a la comunidad nacional e internacional expresamos:

 

Que estamos preocupados y preocupadas por la situación de violencia que vivimos en el país, la cual impacta más directamente al sector juvenil. A diario nos toca ser víctimas, testigos y testigas de la muerte, persecución y reclutamiento de jóvenes y pre-juveniles por parte de las pandillas y de otros sectores que no quieren la paz.

De igual forma, nos golpea el accionar de la Policía Nacional Civil, porque en su intento de frenar la violencia, persigue, intimidan y violentan los derechos de los y las jóvenes aunque no formen parte de las pandillas. Es decir, también desde allí sentimos una persecución hacia nuestro sector juvenil.

No entendemos porque cuando se realizan operaciones policiales que deberían ser muy intimas de la corporación policial, se invita a la cobertura y difusión mediática y se crea un show que más que ayudar genera rechazo, miedo, terror y muchas veces resultados fallidos.

 

Sabemos que el problema es complejo, y aun más cuando la situación de violencia, pobreza y marginalidad en que vivimos empuja a las familias, jóvenes, niños y niñas a emigrar hacia los Estados Unidos, a buscar “el sueño americano”, y lo que encuentran en el camino es la muerte  o la violación garrafal de sus derechos fundamentales.

El éxodo de la migración sobre todo de niños y niñas es un pecado estructural de doble moral, por  un lado de los padres y madres que permiten que sus hijos e hijas viajen “hacia el sueño americano”, sin ninguna vigilancia o protección y por otro lado el comercio indiscriminado de gente que se enriquece con este flagelo que destruye a nuestras familias.

Todo esto distorsiona nuestra alegría, nuestra capacidad de luchar a través del estudio, el arte, la cultura, el deporte, la tecnología, la Iglesia y la sana diversión que nos merecemos.

Hemos llegado a niveles incontrolables de estrés, miedo y violencia, y aunque reconocemos los intensos esfuerzos que se hacen desde diversos sectores para superar la crisis, tales esfuerzos, no son suficientes.

Seguimos siendo una cifra en el número de muertos y víctimas de este monstro que atenta contra nuestra vida, contra nuestras aspiraciones, contra nuestra

 

Libertad, contra nuestra integridad física, moral, espiritual y contra nuestro hacer juvenil.

Queremos emular el grito de los pueblos que dice: Solo el pueblo salva al pueblo…y decir: Sólo los jóvenes salvan a los jóvenes. Queremos ser un grito SÁLVENNOS.

 

Por todo lo anterior, como Consejo Juvenil Luterano demandamos:

1.        A los y las jóvenes en situación pandilleril, a que cesen de inmediato la violencia, el reclutamiento y la pugna  y se sumen a la búsqueda permanente de paz.  Ya lo han demostrado y sabemos que se puede.

2.        A la Policía Nacional Civil, a que cese de inmediato la persecución indiscriminada de jóvenes, pues en esta actividad, se atenta también contra la integridad de miles que no pertenecemos a grupos pandilleriles.

3.        Al Estado salvadoreño, a que asuma con responsabilidad y con todos los recursos posibles este problema, y que en este esfuerzo nos tome en cuenta,  somos actores en el caso y debemos estar en la búsqueda de soluciones.

4.        Al mismo Estado, a que genere alternativas reales de empleo, educación, recreación en alianza con la empresa privada y otros sectores para producir  y demostrarle al mundo, que en El Salvador, los y las jóvenes no somos violentos, sino víctimas de la violencia

5.        A  los partidos políticos, a no ejercer violencia desde sus campañas partidarias y a realizar métodos que contribuyan al debate maduro, transparente y útil.

6.        A los medios de comunicación a cesar definitivamente las programaciones que instan a la violencia en todas sus expresiones.-

7.        A la sociedad salvadoreña a no dejarse doblegar por la violencia y a sumarse a las actividades de búsqueda de paz para que juntos y juntas logremos un cambio en el país.

8.        Encendemos una luz y expresamos nuestra profunda solidaridad a las familias de los jóvenes que han muerto por la violencia, alzamos nuestra voz y oración.

 

Finalmente llamamos a toda la población salvadoreña a sumarse a la gran procesión que realizaremos este 6 de agosto desde las 08:00 de la mañana. La misma saldrá del Parque Cuscatlán hacia la calle 5 de Noviembre con el lema: Has el bien, busca la paz y síguela: Salmo 34:14

 

Twitter

Formulario de acceso

Iglesia en Acción

Facebook