Traducir

Spanish Catalan English Finnish French Galician German Greek Haitian Creole Hebrew Italian Norwegian Portuguese Russian Swedish

CARTA PASTORAL JESÚS ES NUESTRO REY SOBERANO, TODO ES DE DIOS.

 

CARTA PASTORAL JESÚS ES NUESTRO REY SOBERANO, TODO ES DE DIOS.

Lucas 12:16-21 “También les refirió una parábola, diciendo: La tierra de cierto hombre rico había producido mucho. Y pensaba dentro de sí, diciendo: "¿Qué haré, ya que no tengo dónde almacenar mis cosechas?" Entonces dijo: "Esto haré: derribaré mis graneros y edificaré otros más grandes, y allí almacenaré todo mi grano y mis bienes. "Y diré a mi alma: Alma, tienes muchos bienes depositados para muchos años; descansa, come, bebe, diviértete." Pero Dios le dijo: "¡Necio! Esta misma noche te reclaman el alma; y ahora, ¿para quién será lo que has provisto?" Así es el que acumula tesoro para sí, y no es rico para con Dios”.

 

Amados hermanos y hermanas en el señor; Gracia y Paz de Dios nuestro padre y de nuestro señor Jesucristo. Toda acción tiene una reacción, y es importante, justo y necesario tener reacciones sabias y la sabiduría recomendada por las sagradas escrituras es la fe en nuestro Dios Salvador.

Esto quiere decir un llamado a todos los cristianos a confiar en Dios, experimentar la paz que sobrepasa todo entendimiento, confiar, esperando con paciencia bajo la seguridad que Dios no abandona a sus hijos, tenemos su promesa: “Está con nosotros, todos los días en todas naciones hasta el fin del mundo”.

 Pensando en Dios suceden cosas positivas para aprender: somos testigos que el planeta, nuestra tierra, la hemos descuidado, destrozado, y ella ha reaccionado, nos ha obligado a dejarla descansar, se está limpiando, la naturaleza ha recibido la cuarentena de Dios; Hemos aprendido la fragilidad humana y de todas las naciones no hay nadie poderoso, todos somos iguales por supuesto, materialmente sufren los más necesitados.

Aquí en El Salvador, hemos vivido el grito, el clamor desesperado de miles de hermanos y hermanas que han tratado de recibir el beneficio del bono de $300.00 ofrecido por el gobierno a las familias con menos ingresos, lo que se convirtió en una exhibición del hambre y la pobreza, dado el caos que se generó debido a la falta de organización, planificación, donde se presenció el desbordamiento de la gente en una forma masiva, ¡fue impactante!;

 Ante tal triste espectáculo, varios y varias personas sensibles lloramos con el sentimiento impotente de no poder hacer nada. Aquella multitud de personas sabían el contagio, más el hambre no tiene razón, se arriesgaron sin importarles la amenaza a muerte, como ha pasado ante el caso muy parecido a los migrantes, saben que el riesgo es de muerte, pero les interesa vivir y luchan por lo menos para sobrevivir.

Con la seguridad, que este suceso no es solamente de nosotros pobres salvadoreños, también en otros países sufrirán expresiones, o sea reacciones desesperadas, donde podría haber saqueos, diversos tipos de violencia y otras manifestaciones de locura. LA REACCIÓN MÁS IMPORTANTE Y NECESARIA DEBE SER LA EXPRESIÓN HUMANA DE LA GLOBALIZACIÓN DEL COMPARTIR AMOR Y SOLIDARIDAD.

 No es justo cerrar nuestras manos y no dar adonde la necesidad es de vida o muerte. Los líderes nacionales e internacionales, los gobiernos deben dar ejemplo de dar única y vital importancia a la vida y a la salud de la población, olvidar la contienda política, la ganancia de votos electorales, las críticas, pleitos y al contrario creer todos y todas que Dios por medio de su pueblo les ha puesto allí para servir, cuidar, guiar, humildemente ser un buen ejemplo y actuar de manera decidida y conjunta para superar cada uno de los retos que enfrentemos como nación en las difíciles tiempos que se avecinan.. “ORAMOS PORQUE DIOS LES DÉ SABIDURÍA”.

 Finalmente quiero terminar escribiéndoles frases y palabras, estrofas de un himno bien atinado al respecto: “Por un pedazo de pan y por faltarle comida, yo vi a más de un hermano amargado de la vida, y por no dar de su pan y por no dar de vino, he visto a más de un creyente perder de repente el sentido moral”.

“Di que el camino se hará si se siembra justicia, amor e igualdad”. “Por un pedazo de pan, por un poco de vino, Yo he visto a más de un hermano, volverse un hombre mezquino”. “Por un pedazo de pan, por un poco de vino, vive la gente en conflicto en un mundo maldito por no repartir y la mitad de los hombres se mueren de hambre y les toca sufrir”. Obispo, Medardo Gómez Sínodo Luterano Salvadoreño

Twitter

Formulario de acceso

Iglesia en Acción

Facebook