Traducir

Spanish Catalan English Finnish French Galician German Greek Haitian Creole Hebrew Italian Norwegian Portuguese Russian Swedish

COMUNIÓN DE IGLESIAS LUTERANAS DE CENTROAMÉRICA CILCA, URGEN SOLUCIÓN A SITUACIÓN MIGRATORIA REGIONAL.

 

 COMUNIÓN DE IGLESIAS LUTERANAS DE CENTROAMÉRICA CILCA, URGEN SOLUCIÓN A SITUACIÓN MIGRATORIA REGIONAL.

San Salvador, El Salvador, febrero 21, de 2020, Reluces-ILS, La Comunión de Iglesias Luteranas de Centroamérica, CILCA, acompañadas por autoridades de las Iglesias Luteranas de Alemania y Brasil, de ACT-Alianza Latinoamérica y Caribe, de la Dirección de la Federación Luterana-Servicio Mundial Centroamérica, se reúne el 21 y 22 de febrero en San Salvador, para elegir a su nueva Junta Directiva y para trazar planes de cara a buscar alternativas a los problemas que vive la región.

 

CILCA, es la Comunión de Iglesias Luteranas de Centroamérica, integrada por: Iglesia Luterana Fe y Esperanza de Nicaragua, Iglesia Luterana Costarricense, ILCO, Iglesia Cristiana Luterana de Honduras y por el Sínodo Luterano Salvadoreño.

 

CILCA, ve con preocupación el tema migratorio, sobre todo, la modalidad de caravanas que, desde finales de 2018, han salido desde Honduras, El Salvador y Guatemala, rumbo a los Estados Unidos de Norte América, con centenares de familias que en su mayoría huyen de la situación de violencia y criminalidad, de la falta de acceso a los servicios básicos como agua, vivienda, comida y trabajo. De igual forma del impacto y efectos del cambio climático, entre otros.

Para el pastor, Gilberto Quezada Mora, Presidente de la Iglesia Luterana Costarricense, ILCO, el tema migratorio es una situación de emergencia que debe tratarse con profundidad por las iglesias de la región, por todas las implicaciones que tiene, por un lado, gente que sale del país de origen hacia el “sueño americano”, y por otro lado, tal es el caso de Costa Rica, gente que llega buscando refugio a ese país.

“Nosotros como ILCO, estamos recibiendo constantemente a más de 40 personas y las estamos albergando por un periodo de 2 meses, en un centro que la Iglesia ha construido en las oficinas centrales en San José Costa Rica, y luego, las familias deben buscar alternativas de vida en otro lugar”, señala, el pastor, Quezada Mora.

“Sabemos que, con esta acción, resolvemos el problema, porque la gente pide apoyo más allá del refugio y la Iglesia no está preparada para eso, es decir, es una situación insostenible para una institución como la Iglesia, e incluso, insostenible, para el país cuyos recursos son limitados, pero se ayuda en lo que se puede”, señala.

Para la Obispa, Victoria Cortez, presidenta de la Iglesia Luterana Fe y Esperanza de Nicaragua, la situación migratoria se agudiza cada día en la región, debido a la falta de acceso a los servicios básicos y a la falta de políticas estatales que ayuden a generar las condiciones de vida digna.

“Nosotros tenemos más de medio millón de personas nicaragüenses viviendo en Costa Rica, y aunque la iglesia insiste en que la solución no está en abandonar el país de origen, en este caso, Nicaragua, la gente necesita resolver sus condiciones de vida, y eso, no está pasando”, en ese sentido, la Iglesia también acompaña a las familias que se quedan”, señala la Obispa, Cortez.

Rolando Antonio Ortez, es pastor y presidente de la Iglesia Cristiana Luterana de Honduras, y sostiene que los países de origen como Honduras, El Salvador y Guatemala, no están resolviendo los problemas de la gente, por eso con todos los riesgos que significa migrar, asaltos, estafas, violaciones y hasta la muerte, la gente se está yendo incluso en los últimos meses en caravanas de miles.

“Son nuestros hermanos y hermanas los que se van, y cuando revisamos cuáles son los factores que empujan a la migración, encontramos que son los mismos en la región: Violencia, criminalidad, falta de acceso a condiciones de vida dignas, gobiernos autoritarios que utilizan su poder para ganar riqueza, para crear leyes que golpean aún más”. Dice.

El Obispo, Medardo Gómez, es el presidente de la Iglesia Luterana Salvadoreña, pero también de la CILCA, y señala que las Iglesias impulsan campañas para detener la migración, porque a nuestro juicio, migrar no es la solución, todo, al contrario, quedan familias desintegradas, al acecho de tantas cosas que da tristeza, pero no podemos detenerles, porque en su desesperación prefieren arriesgarse a migrar.

 La gente tiene derecho a migrar, sobre todo, cuando sus vidas están en riesgo por amenazas a muerte, mucha gente busca refugio en sus familias, pero la desesperación es tanta, que prefieren irse. Gracias a Dios, les Iglesias hemos aprendido a acompañar, muchas veces ello significa solo orar y abrazar” finalizó el Obispo.

 

 

 

 

 

Twitter

Formulario de acceso

Iglesia en Acción

Facebook