Traducir

Spanish Catalan English Finnish French Galician German Greek Haitian Creole Hebrew Italian Norwegian Portuguese Russian Swedish

Mensaje del Obispo Medardo Gómez en el 33 Aniversario Obisapdo Luterano Salvadoreño

SOMOS UNA SANTA IGLESIA CONSOLIDADA EN EL MINISTERIO DE LA CRUZ Y EN EL PODER GLORIOSO DE LA RESURRECCION.

“Yo en cambio, solo me sentiré orgulloso en la cruz de Cristo, gracias a su cruz, ya no me importa lo que este mundo malo piense de mí, es como si yo hubiera muerto para este mundo”. (Gálatas: 6-14)


Amados hermanos, hermanas:

Este lema de nuestra Iglesia Luterana Salvadoreña, en el presente año está inspirado en nuestras teologías: Teología de la cruz, Teología de la vida.

Es muy luterano, Cristo céntrico, como lo dice San Pablo: “Todo lo puedo en Cristo que me fortalece” (Filipenses 4:13).

El triunfo de Dios está en la cruz, en ello consiste el ministerio divino, la cruz que para el mundo significa castigo, muerte y humillación por Cristo Dios, la convierte en signo de vida, salvación, triunfo, victoria, justicia, paz y esperanza.

El ministerio de la iglesia con su pastoral está orientado en el acompañamiento con la realidad que viven los pueblos, atendiendo con amor a todos los hijos, hijas de Dios, especialmente los más necesitados.

En los 33 años de nuestra celebración dedicados al Divino Salvador del Mundo y a la acción de gracias por nuestro Sínodo y el Obispado Luterano Salvadoreño, damos fe de nuestra fidelidad al proyecto de Dios, expuesto en el Evangelio de San Lucas, que define la misión de la iglesia, la cual permanecerá en los siglos y por los siglos: “El espíritu de Dios está sobre mí, porque me eligió y me envió para dar buenas noticias a los pobres, para anunciar libertad a los prisioneros, para devolverles la vida a los ciegos, para rescatar a los que son maltratados; para anunciar a todos que este es el tiempo que Dios eligió para darnos salvación”. (Lucas: 4,18-19)

La iglesia en los países desarrollados está llamada a responder a su realidad, estos países de superación social  son privilegiados en la situación económica, y en el bienestar social, son llamados a una conexión con las iglesias de los países no desarrollados para que en unidad se pueda construir un mundo más humano; a donde todos los países en la comunión de la iglesia logren la evangelización por medio de la cruz, porque solamente acompañando al dolor de los necesitados se cumple la misión de Dios.

También es necesario por la memoria histórica del acompañamiento de Dios en la obra pastoral de nuestra iglesia, decir hemos sido sellados para su permanencia en todos los tiempos bajo dos características que nos hace ser una iglesia profética, con una teología que nos ilumina para caminar con los pobres, velar por la justicia, cuidar los derechos humanos, ser constructores de paz.

Estas dos características son:

1.       La dimensión espiritual: Fe y Esperanza.

Estas dos palabras son centrales y nos conduce en no apartarnos en la fidelidad a Dios.

2.       La Cruz Subversiva: Es un tesoro de la fe, que compartimos con toda la cristiandad, con nuestras iglesias hermanas ecuménicas, con nuestras hermandades de la comunión luterana.

Esta cruz subversiva, que es la misma cruz del calvario, nos describe el acompañamiento al dolor de todos los hijos de Dios, todos los necesitados que no son solo los pobres, sino, también los ricos, y allí está la consolidación de nuestro ministerio.

Y caminamos con el poder de la resurrección, la cual es la esperanza, o sea, Dios victorioso, le da victoria a su iglesia por medio de la cruz, del dolor, del sufrimiento, culminando todo con el poder glorioso de la resurrección.

Obispo Medardo Gómez

Iglesia Luterana Salvadoreña.

 


 

 

San Salvador, 06 de agosto 2019.

 

Twitter

Formulario de acceso

Iglesia en Acción

Facebook